¿Qué implica exactamente estar en una lista de morosos?

Debido a una dificultad económica o a un imprevisto, muchas personas no pueden hacer frente en un momento dado a un pago de un recibo de suministros o a una cuota crediticia. Las entidades financieras deben avisarnos repetidas veces de este impago, pero si el cliente hace caso omiso o no es capaz de saldar la cuenta, la compañía financiera o de suministros, se verá obligada a incluirnos en una lista de morosidad.

Vamos a ver qué es una lista de morosos realmente, cuáles son las más importantes en nuestro país y, sobre todo, qué implica estar incluido en una de estas listas.

¿Qué son las listas de morosos?

Las listas de morosos son en realidad ficheros de datos en los que se incluyen los datos de personas físicas o jurídicas que han causado algún tipo de impago. La potencia de estos ficheros es que son accesibles para miles de entidades asociadas, sobre todo para los bancos, compañías crediticias, de suministros, etc. ya que esta información les sirve como aviso del tipo de cliente al que se enfrentan.

La cuestión es que esto a veces puede ser muy injusto, porque el simple retraso en la factura telefónica mensual de unos cuantos euros puede causar la inclusión de nuestros datos en un fichero de morosos, e impedirnos el acceso a un crédito personal para la compra de un vehículo, por ejemplo.

¿Cuáles son las listas de morosos?

 Como hemos explicado ya en varios posts anteriores, las listas de morosos más importantes que tenemos en España son varias:

  • Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF-EQUIFAX).
  • Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI).
  • Experian Badexcug.
  • Registro de Incidencias Judiciales y Reclamaciones de Organismo Públicos.
  • CIRBE o CIR (del  Banco de España).

¿Por qué me pueden incluir en una lista de morosos?

Las causas son varias, pero normalmente es por tener cualquier impago ante un préstamo o facturas de suministros (luz, agua, gas, teléfono…), aunque en otras ocasiones se puede entrar en uno de estos ficheros por error, lo que añade más dramatismo al hecho de pertenecer a uno de estos listados.

Como norma general, se suele entrar en la lista de morosos al cuarto mes de producirse un impago, consecutivos o alternativos; pero como indicamos, muchas veces se entra en el primer mes o incluso habiendo saldado la deuda, por un error del “sistema”.

Las circunstancias que implican que un consumidor deba entrar en un fichero de morosos, están reguladas bajo el artículo 29 de la Ley Orgánica 15/1999. Aquí se detallan las causas por las que se puede tomar esta decisión.

¿Qué implica estar en alguna lista de morosos?

La desventaja principal que implica estar en un fichero de morosos es que no podremos acceder a préstamos o a cualquier tipo de compra financiada. La razón es sencilla, antes de conceder dinero prestado, las compañías financieras consultan estos ficheros por si el cliente está o no en ellos.